El pasado  viernes, 13 de diciembre, festividad de Santa Lucía, se  entregaron de los I Premios Iscarienses del Año, convocados por el Ayuntamiento de la villa de Íscar, a través de la Concejalía de Cultura. Las personas premiadas en las diferentes categorías han sido las siguientes:

 

Mejor deportista: Álvaro González, jugador de fútbol del C.D. Íscar Industrial.

Mejor empresario: Pedro Antonio Martínez, de Puertas Bamar.

Promoción de la cultura y carácter social o humanitario: Felicitas Arranz, Tita, de Manos Unidas Íscar.

FELICITAS ARRANZ MARTÍN, TITA.

Felicitas Arranz Martín nació en Pedrajas de San Esteban el día 6 de marzo de 1923. Hasta los catorce años asistió a la escuela de su pueblo. Después se dedicó a los diversos trabajos que desarrollaba la familia: el correo, las huertas y vender pescado en casa y por el pueblo. Iban también a Villaverde de Íscar, unas veces a pie, otras con un carro y un burro pequeño.

Conoció a Teodoro Ballesteros Bernal, el que luego sería su marido, unas fiestas de san Agustín, en la plaza de Pedrajas. A Teodoro le llamaban el Coruñés, porque su familia había estado viviendo en un caserío cercano a Medina de Rioseco, llamado Coruñeses. Se casaron tres años después, el día 8 de noviembre de 1949, en la iglesia del pueblo de la novia, como manda la tradición. Desde entonces, hace ya 53 años, Tita ha estado viviendo en Íscar. Aquí nacieron sus hijos Inmaculada, Rufi, Esther y Rafa.

 

MAESTRA DE PÁRVULOS

Mediados los años sesenta del pasado siglo, cuando ya estaban sus hijos criados, Tita abrió una escuela para niños pequeños en su casa, ya que en aquellos tiempos los niños se escolarizaban con más edad que actualmente. Como ella misma suele contar, puso la escuela por ganar algún dinerillo, pero sobre todo por vocación. Desde pequeña deseó ser maestra, pero el estallido de la Guerra Civil impidió que su sueño se hiciera realidad.

PICA SOBRE LA FOTOGRAFÍA

Su primera escuela estaba en el portal de la casa, hoy cuarto de estar, y en la salita interior, siempre con mucho cuidado de cerrar las puertas de la calle, para que no se salieran los niños, aunque entonces no había el tráfico de hoy.

“Siempre he cuidado mucho que no les pasara nada a los niños. Les enseñaba muchas cosas de educación, por ejemplo, no hablar con la boca llena, cómo coger los cubiertos en la mesa o cómo llevar las tijeras. Les mandaba hacer una prueba. A ver, fulano, haz el favor de traerme las tijeras. A veces me parecía que no me escuchaban, pero luego las madres me contaban todo. Nos sentábamos en el suelo en una alfombra y decíamos vamos a dialogar, pero no todos al mismo tiempo”.

PICA SOBRE LA IMAGEN

DELEGADA DE MANOS UNIDAS EN ÍSCAR

Hacia el año 1974 aceptó ser delegada de la organización Manos Unidas en Íscar. En su primera campaña se dio cuenta de que la colecta que se realizaba en las iglesias no era suficiente en su objetivo de recaudar fondos para financiar proyectos de desarrollo en el Tercer Mundo. Por eso tomó la iniciativa de recorrer las casas y empresas del pueblo, acompañada de otras personas, solicitando dinero para la Campaña contra el hambre en el mundo.

Recorrer las casas pidiendo era una tarea ciertamente difícil. La gente de Íscar -recuerda Tita- se portaba muy con ellas, siempre las recibían con una sonrisa. Pero cada año, cuando se acercaba el momento de empezar a pedir, le entraba una gran angustia.

Felizmente los tiempos cambiaron. En 1991 empezaron a pedir, pero Tita cayó mala una noche... y ya no siguieron. Le entró miedo, confiesa. Entonces propuso a las personas que compartían con ella las tareas de Manos Unidas realizar una marcha al estilo de las que organizaba Asprona. Les pareció bien y ese mismo año se celebró la primera marcha. Este año de 2002 ha tenido lugar la XI Marcha.

 

CATEQUESIS

Cuando ya sus hijos eran mayorcitos, Tita fue a estar con don Melitón, el párroco de Íscar, y le dijo que quería ser catequista. La mandó hablar con don Javier, el coadjutor. La preguntó si la importaría quedarse con los niños de primera comunión. Respondió que ella encantada. Y así ha estado dando catequesis hasta el año pasado, en que tuvo que dejarlo. Al principio se juntaba con todos los niños a la vez, unos setenta y tantos, un batallón, pero cómo la obedecían. Durante unos años estuvo ella sola con todos los niños. En una mesa rectangular, en el Centro de Acción Católica de Santa María, les hacía a todos abrir el catecismo, tenerlo abierto en la página donde se llegara cada uno y les iba preguntando el catecismo uno a uno, donde se llegaran, donde ella ponía la señal. Así la cundía mucho, aunque no les mandaba mucho para aprenderse. También les hablaba en general, les explicaba cosas de la Biblia. Les daba catequesis los domingos y cuando ya faltaba un mes para las comuniones todos los días. También ha dado clases de confirmación muchos años. Después fue cogiendo a chicas jóvenes para que fueran ellas aprendiendo a dar las clases a los niños.

PICA SOBRE LA IMAGEN

AYUDA A FAMILIAS GITANAS

La señora Tita se ha encargado durante muchos años de repartir entre las familias de etnia gitana de Íscar alimentos y ropas donados por asociaciones benéficas. Comenzó también a impartir clases nocturnas a jóvenes gitanos, pero no fue posible continuar por no poder seguir utilizando el local que en principio la habían ofrecido.

Íscar, 8 de diciembre de 2002.

 

Íscar

Diseño de páginas web. Alta, promoción y posicionamiento en buscadores. Internet. Dynamiza.com

OTRAS PÁGINAS REALIZADAS POR DYNAMIZA.COM

Termoformados. moldeo, moldeado, termoformado

Depuradoras de agua , depuración de aguas

Chalets en Pozuelo

Alimentos ecológicos

Muebles de oficina

La cocinera

Puertas

 

puertasdepuradoras , cocinando con piñones